• Gonzalo Zurro Fanjul.- nació en 1912 en Avilés. Pronto marchó a Figaredo en Mieres, donde su padre entró a trabajar en la mina. Ingresó en el Seminario en 1925. Poseía de grandes dotes intelectuales y era amante de las misiones. Escribió un drama representado el día de Santo Tomás. Estudiaba segundo de Teología. Fue el primero en morir el 7 de octubre de 1934. Tenía 21 años.

  • José María Fernández Martínez.- nació en 1915 en Muñón Cimero (Pola de Lena). Su abuelo y su padre fueron sacristanes. Entró en el Seminario en 1927. Era reposado y no discutía, por lo que era apreciado por los otros. Jugaba bien al frontón y tenía a su cargo la ropería. Estudiaba primero de Teología. Lo fusilaron el 7 de octubre de 1934. Tenía 19 años.

  • Ángel Cuartas Cristobal.- nació en 1910 en una familia humilde de Lastres. Entró en el Seminario en 1923. Noble y pacífico, decía: “En la amistad no hay que reñir”. Muy limpio en su cuarto y en la sacristía. Jugaba al fútbol y tocaba el armonio. Era subdiácono y estaba en quinto de Teología. Lo fusilaron el 7 de octubre de 1934. Tenía 24 años.

  • Sixto Alonso Hevia.- su familia con once hijos vivía en Luanco. Sixto nació en 1916. Ingresó en el Seminario en 1929. Era el primero en clase por la notas y en el frontón. Destacaba por su tiempo ante el sagrario o la Inmaculada. Había concluido tercero de Filosofía cuando vino la guerra. Lo apresan. Luego lo movilizan y envían al frente en el Puerto de Ventaniella, entre Ponga y León. Allí el 27 de mayo de 1937 unos desalmados lo degollaron a puñaladas mientas clamaba a Dios. Tenía 21 años.

  • Manuel Olay Colunga.- nació en 1911 en Noreña. Su familia era muy piadosa y caritativa. Entró en el Seminario en 1926. Era un gran declamador en las veladas literarias. Durante la guerra lo apresaron. Estuvo un tiempo en Gijón y luego lo llevaron a fortificar en San Esteban de las Cruces. Era subdiácono e iba a cursar quinto de Teología. Le dispararon a distancia en Villafría (sobre San Lázaro) el 22 de septiembre de 1936. Tenía 25 años.

  • Luis Prado García.- nació en 1914 en San Martín de Laspra, hoy Piedras Blancas. Fue sacristán de la parroquia. Entró en el Seminario en 1930. Era un seminarista corriente que no destacaba, salvo en atender a los trabajos más humildes. Después del 34 envidiaba a sus compañeros muertos. Durante la guerra, se escondió con unos familiares en Avilés, pero fue descubierto y lo llevaron a Gijón. El 4 de septiembre de 1936 le pegaron once tiros, mientras gritaba: ¡Viva Cristo!. Tenía 21 años.

  • Juan José Castañón Fernández.- nació en 1916 en Moreda de Aller. Estudió en el Colegio de La Salle en Caborana. Don Custodio Álvarez animó su vocación. Ingresó en el Seminario en 1928. Conservaba su aspecto juvenil, pero su conducta era excelente y sus notas muy altas. Jugaba al fútbol y al frontón. Era experto en resolver crucigramas. Cursaba tercero de Filosofía. Lo ejecutaron el 7 de octubre de 1934. Tenía 18 años. Era el más joven de todos.

  • Jesús Prieto López.- nació en 1912 en La Roda (Tapia de Casariego). Su familia campesina tuvo once hijos. Entró en el Seminario en 1925. El párroco le pagaba los estudios. Era amable y cariñoso. No hablaba mucho. En las vacaciones trabajaba en casa y daba catecismo a los niños. Era alumno de tercero de Teología. Lo ejecutaron el 7 de octubre de 1934. Tenía 22 años.

  • Mariano Suárez Fernández.- nació en 1910 en El Entrego. Su padre era capataz de minas. Ingresó en el Seminario en 1924. Tenía gran afición por la lectura. Carácter decidido y con fuerza de voluntad. Tenía dificultad para las lenguas, pero con su aplicación sacó buenas notas. Estaba en cuarto de Teología. Lo mataron el 7 de octubre de 1934. Tenía 23 años.