Los seminaristas de Avilés, Ángel, David y José Manuel, con motivo del Día del Seminario y la Campaña Vocacional, han hecho una entrevista para la hoja paroquial de Iglesia Santo Tomás de Cantorbery de Avilés.

recortada

1. El próximo domingo 19 celebramos el día del Seminario, el lema es “Cerca de Dios y de los hermanos”, ¿Qué se pretende con esta campaña del Seminario y con este lema? 

Se pretende hacer familia, que los asturianos nos vean como “hijos suyos” y “hermanos”. Durante estas semanas, los seminaristas visitaremos parroquias para dar nuestro testimonio, conocer y darnos a conocer. Es más fácil rezar por alguien a quien pones cara.

2. ¿Cómo se siente uno llamado a ser   sacerdote? ¿Cómo fue en vuestro caso?

  • José Manuel: Tienes una experiencia de Dios que te llama a dedicarle tu vida, y a servir a los demás… el testimonio y la entrega de mi párroco, José María Cantera, me hizo ver que merece la pena y que podía ser la forma de felicidad que Dios tuviese pensada para mí.
  • Ángel: También me influyeron D. Ángel Llano y D. Rodrigo. Verlos trabajar me provocó inquietudes y digamos, que ahí empezó mi diálogo con Dios.
  • David: El testimonio de los sacerdotes y laicos que se dedican con empeño por los demás me hizo dar un paso importante, querer dar la vida por los demás es un gran reto.

3. ¿Cómo es el día a día en el seminario, qué hacéis?

Por la mañana tenemos clases, por la tarde estudio y todo esto se compagina con la vida de oración, con el deporte, la música y las actividades de pastoral.

4. Sabemos que en Asturias contamos con el ejemplo, entrega y testimonio de muchos sacerdotes. ¿Qué os dicen vuestros amigos? ¿Entienden el paso que estáis dando?

Pues hay de todo, como el anuncio de Coca-Cola, los que no entienden, los que entienden, los que se admiran, los indiferentes… Bromas aparte, creo que la mayoría valora la valentía de la decisión.

5. ¿Cómo veis la Iglesia en nuestro arciprestazgo de Avilés?

Hace unos días el periódico informaba de la cifra del censo de Avilés, bajaba de 80.000 personas y la media de edad elevada. Así que vemos al arciprestazgo en esa sintonía.
Por otra parte, ilusiona el trabajo en equipo de los laicos y los sacerdotes. También ver a grupos de jóvenes que luchan por vivir su fe a contracorriente.

6. ¿Qué diríais a alguien que se esté planteando la vocación sacerdotal?

Que pida consejo y que no le dé demasiadas vueltas a entrar en el seminario, a fin de cuentas, esto es un periodo de discernimiento…

7. Y ¿Qué podemos hacer nosotros como parroquia por vosotros?

Seguir trabajando acompañando a los jóvenes para que se acerquen a la realidad eclesial y puedan surgir nuevas vocaciones… la oración, el cariño, la cercanía, sentirse como en casa son puntos clave.